Puntos débiles de Leo

signo leo

Geri Halliwell, nativa de Leo

Rodearse de lo mejor puede parecer un deseo bastante normal, pero indudablemente tiene sus desventajas. Leo es capaz de pagar mucho dinero por tonterías. Un objeto de una marca de prestigio siempre será preferido por el nativo del signo a otro igual pero sin membrete conocido. Los gastos del nativo Leo son desorbitados, y como posee una gran seguridad en sí mismo, incluso en los momentos de escasez gastará sin mesura confiando engrosar pronto sus arcas. Pero son tantas las adquisiciones y pertenencias del León, que no puede atenderlas debidamente.
Afectivamente, Leo es un saco sin fondo. El nativo del signo además de necesitar reconocimiento constante, es muy exigente con los afectos y quiere siempre lo mejor de cada cual. No es de extrañar que nunca esté satisfecho. Además este gran sentimental recordará cada episodio de su vida en que se haya sentido solo, siendo, por tanto, prisionero de la autocompasión.
En el plano mental el punto flaco de Leo es su incapacidad para ampliar sus miras. Leo lo juzga todo a través del opaco cristal de sus gafas, y cuando se equivoca, es incapaz de reconocerlo al momento. Además su capacidad para entender las cosas desde un punto de vista objetivo e impersonal es bastante deficiente.
La pereza es otro de los defectos de los hijos del Sol. A Leo le cuesta bastante ponerse manos a la obra; además necesita saber que al final de un esfuerzo le espera un cómodo sillón. Su necesidad de renovar fuerzas es imperiosa en ese sentido.

Volver a Leo
Volver a Signos de Zodíaco