Los excesos que pierden al nativo de Leo

signo leo

Christian Slater, nativo de Leo

Respecto al ánimo, se puede decir que a Leo le hierve la sangre con frecuencia. Es un nativo que se acalora con facilidad, porque se «pincha» emociones muy intensas. A menudo Leo se sulfura y despotrica contra el mundo. Otra de las manías de Leo es compadecerse de su situación. Ambas actitudes, la rabiosa y la lastimera, pueden resultar contraproducentes para su salud.
A nivel físico, Leo es bastante bruto. El nativo del signo disfruta poniéndose a prueba y demostrándose a sí mismo de lo que todavía es capaz. Suele realizar excesivas manifestaciones de fuerza -sobre todo si alguien le mira-, incluso pasada cierta edad, que le pueden conducir al infarto.
Los excesos gastronómicos son también típicos de los nativos este signo, que comen en exceso y beben sin medida. A Leo le gusta disfrutar y consumir todo tipo de placeres. Además como es un signo fijo, Leo seguirá erre que erre con sus banquetes hasta que le suba el colesterol o le dé un ataque de gota.
Pero sin duda el mayor exceso de Leo es su gusto por el riesgo. Leo disfruta con lo más exagerado, con las carreras de coches y motos o el vuelo sin motor. No hay duda de que su osadía le conduce a sufrir aparatosos accidentes. Eso sí, Leo es temerario consigo mismo, pero nunca arriesga a los suyos.

Volver a Leo
Volver a Signos de Zodíaco