Leo ante el amor romántico y el sexo

leo

Gillian Anderson, nativa de Leo

De entre todas las facetas del ser humano, el amor y el sexo son las que más íntimamente se encuentran relacionadas con el signo de Leo. No hay que olvidar que Leo representa a la plenitud del elemento Fuego, y que por tanto se trata de un signo que utiliza las grandes causas como meta sobre las que proyectar toda su personalidad. En el caso concreto de Leo, su causa posee, sin lugar a dudas, un fuerte componente amoroso que por lo general suele desembocar apasionadamente a través del sexo y el placer.
A Leo todo lo que pueda sonar a disfrute y goce le interesa. El éxtasis es una droga que busca a toda costa y que pocas veces encuentra en mayor dosis que la que el amor le puede proporcionar. A través de esta sensación, el nativo de Leo conecta con el calor que emana de su centro personal y que recorre todo su cuerpo cual río de lava ardiente. Nada le gusta más, y como la persona amada se encuentra tan íntimamente relacionada con esta sensación, es imposible que Leo pueda reconocer o diferenciar entre lo que siente y le motiva, y entre lo que realmente es el amor puro. Leo es posesivo y celoso como ningún otro signo del Zodiaco justo por esto. Si realmente amara tanto a la persona de su vida, sería feliz sin tener que poseer la exclusiva de la felicidad de su amante. Podría dar rienda suelta a su amor y permitir lo que él mismo tanto desea para sí mismo: la libertad personal.

Volver a Leo
Volver a Signos de Zodíaco