Comportamiento amoroso del nativo de Leo

signo leo

Whitney Houston, nativa de Leo

Pocos signos pueden competir con Leo a la hora de manifestar y expresar sus sentimientos a sus seres queridos. A pesar de lo que cabría esperar, Leo rara vez se lanza tras la persecución amorosa, su estrategia consiste, más bien, en crear un potente campo magnético a su alrededor a base de grandes dosis de entusiasmo y vitalidad, y así poder actuar a modo de atractor fatal.
El exhibicionismo de Leo hace recordar al cortejo que precede a la época reproductora en el mundo animal. Leo exhibirá su mejor plumaje -como un pavo real- ante el ser amado y tendrá necesidades imperiosas de halagarlo con detalles de lo más lujoso. Además, una vez consolidada la pareja, el nativo del signo llevará a cabo esta tendencia mostrando abiertamente a todo el mundo su última adquisición amorosa. Leo desea que todo el mundo admire a su pareja y que todos expresen alegría y júbilo.
Cuando Leo se enamora se entrega en cuerpo y alma. Pero además de buscar un compañero de cama, Leo busca un amigo que le comprenda y le ame por encima de todo. Por culpa de su impulsividad y fogosidad, Leo se equivoca a menudo y elige mal a su pareja. Los nativos Leo suelen tener una larga lista de conquistas en su historial personal.
Ser la pareja de Leo no es tarea fácil pero sí en algunos sentidos puede resultar muy ventajosa y grata. Al nativo de este signo le encanta complacer a la persona amada, algo que suele demostrar a base de caras cenas, de increíbles regalos y de inolvidables veladas. Pero a la par que Leo manifiesta de forma superlativa sus sentimientos hacia el ser amado, por otra parte también exige un alto precio por su comportamiento. A menos que la pareja de Leo sea lo suficientemente independiente y disponga de una fuerte personalidad, el nativo de este signo acaparará literalmente todas las decisiones de su pareja, a la cual dirigirá como si de una marioneta se tratara.
Lo cierto es que Leo suele ser cariñoso y atento con su media naranja mientras no hiera su orgullo. Un León indignado puede ser una fiera despiadada. Leo no soporta que nadie revele sus flaquezas, y mucho menos su pareja.

Volver a Leo
Volver a Signos de Zodíaco