Cómo reconocer al nativo de Leo

signo leo

Henry Ford, nativo de Leo

Físicamente Leo ostenta un porte regio. Sus andares suelen ser decididos, su pelambrera abundante -como la melena de un león-, su mirada desafiante como la de una fiera… Pero lo que más destaca en estos nativos es, además de su arrogancia, su personalidad brillante, calurosa, generosa y desparramada. A Leo le horroriza la introversión y prefiere echarlo todo para fuera.
La persona Leo suele darse bastante importancia en público, y su actitud siempre es de dominio y superioridad. Y en el caso de que esto no sea así, sólo hay que tocarle el orgullo para comprobar lo arrogante que puede volverse.
A casi todos los Leo les gusta dar consejos con un aire de superioridad y condescendencia muy particular. Desde luego, han nacido para ser escuchados, pero no son tan enérgicos como Aries -otro signo de Fuego de lo más mandón-, sino que hablan con una lentitud y una pesadez que puede exasperar al interlocutor más impaciente.
El León es bastante vanidoso y desea ser adulado por sus vasallos -por algo es el rey-. Por eso suele vestir con la mejor ropa, conducir el coche más caro y asistir a los lugares más in del momento. Cuando un Leo entra en un local lleno de gente, quiere que su presencia no pase inadvertida.
A los nativos de este signo les gusta darse tanta importancia, que su presencia sea tan patente, que a menudo se vuelven muy teatrales, imprimiendo gran dramatismo en todo lo que dicen o hacen.
Por lo general Leo es sincero, no se avergüenza de lo que siente y lo expresa sin ningún tapujo. Sus manifestaciones de cariño suelen ser abiertas y muy fogosas. Leo es cordial y muy generoso con las personas a las que quiere.

Volver a Leo
Volver a Signos de Zodíaco