Poder de los símbolos

amuletos

Triskel

Los símbolos son como llaves para activar diferentes estados mentales, de consciencia o emocionales. Cualquier símbolo heredado de una cultura, especialmente en el caso de aquellas que practicaron la antigua magia, como los druidas (sacerdotes celtas) debe manejarse con cuidado ya que al utilizar un símbolo lo estamos activando con toda su potencialidad a la vez que lo vamos moldeando energéticamente con nuestro pensamiento para un propósito determinado. Quien utilice un símbolo religioso-mágico debe tener pensamientos positivos y tratar de elevar su conciencia para aumentar su espiritualidad y rechazar los conflictos y pasiones mundanas. Solo así el símbolo se convertirá en una poderosa herramienta, en vez de pasar a ser la dueña «energética» de quien la porta La herencia de la humanidad, el registro akhasico, está grabada en todos y cada uno de los símbolos que existen en la Tierra. Entre los celtas, además de la cruz, había otros símbolos de poder que eran utilizados con fines específicos. Entre ellos están el triskel, la espiral y el círculo. Algunos símbolos de magia wicca también provienen de los celtas y; más precisamente, de la tribu de los Tuatha de Danann, tribu primitiva que fueron los primeros habitantes de Irlanda y luego, tras una terrible batalla, pasaron a habitar el mundo subterráneo como duendes, más conocidos como los Leprechauns o duendes de San Patricio. Los símbolos más importantes heredados de ellos son:
• La espada de Nuada, de la isla de Findias.
• La lanza de Lugh, de la isla de Gorias.
• El caldero del Dagda, de la isla de Nurias.
• La piedra de Lia Fal (piedra del destino), de la isla de Palias.
De estos cuatro símbolos mitológicos, nacieron la daga o espada, la vara o báculo, el caldero o cáliz y el pentagrama, tan utilizados en la magia antigua y actual.

Volver a La Cruz Celta