Cómo utilizar este talismán

La Cruz Celta representa por un lado la presencia del Cristo viviente y por otro la energía del Universo, simbolizada por el sol.
Una vez que se adquiere una cruz celta, debe programarse colgándola de un árbol o arbusto y dejar durante siete días expuesta a la radiación solar De ese modo potenciará su efecto energizante y protector Hay varias formas de emplearla:
• Ponerla a la entrada de la casa, para evitar que personas malintencionadas puedan entrar.
• Colgarla del cuello como escudo protector que rechace las energías negativas.
• Colocarla bajo la almohada cuando la persona sufra pesadillas o esté expuesta a influencias satánicas.
• Ubicarla sobre la cabecera de la cama, en caso de que haya algún enfermo que necesite sanación inmediata o también para augurar momentos felices de intimidad y ternura, y alejar los malos deseos de terceros para con la pareja.
• Esotéricamente, la cruz celta se emplea conjuntamente con el tarot, para leer el futuro en las cartas. Existe una antigua tirada de tarot llamada de la cruz celta que permite, por medio de este símbolo, acceder a información muy útil acerca del consultante.

Volver a La Cruz Celta