¿Cómo se lo describe en el Nuevo Testamento?

En el Apocalipsis se describe al infierno como un lago de fuego y azufre, en el cual van cayendo los condenados.
Este concepto fue acuñado por los padres de la Iglesia y, posteriormente, esta idea fue reforzada y ampliada por la literatura medieval.
Tanto los artistas plásticos como el relato de los escritores cristianos fueron forjando en el imaginario popular una representación palpable y terrenal de la morada de Satán; según esta concepción las almas condenadas reciben allí tormentos físicos eternos.

Volver a Infierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *