Lazos espirituales

¿Cómo funciona la magia? Gracias a los lazos espirituales, es decir, a los lazos que nos unen unos a otros con todos y cada uno de los seres, con todas y cada una de las cosas.
Cada lazo espiritual que movemos, ya sea en un sentido o en otro, mueve a todos los seres y cosas que están conectadas por dichos lazos haciendo que la magia funcione.
Es como cuando lanzamos una piedra al centro de un lago en calma: la piedra cae y crea ondas circulares a su alrededor que terminan alcanzando todos y cada uno de los recovecos del lago.
La potencia del efecto depende de la fuerza con que lancemos la piedra, ya que las ondas producidas serán más o menos visibles dependiendo de dicha fuerza.

Si lanzamos una piedra pequeña y con poca fuerza, las ondas apenas si se notarán, pero si lanzamos una piedra grande con fuerza considerable, las ondas serán altas y potentes.
Por supuesto, si lanzamos una roca gigante con una fuerza excesiva, el lago sufrirá una variación profunda poco recomendable para su sistema habitual, creando más caos que cualquier otra cosa.

Esto mismo es lo que pasa con la magia: si usted tiene un deseo que lanzará ahora mismo al estanque de la magia, las ondas se producirán inevitablemente, con mayor o menor fuerza, con mayor o menor efecto, pero se producirán. Y si el deseo es desmedido y la fuerza utilizada excesiva, lo único que conseguirá es atraer el caos.
La magia no es una ciencia exacta, al menos no dentro de las concepciones humanas, pero funciona.
A la magia se puede acceder de diferentes maneras, por diferentes caminos, utilizando diversos lazos, pero a menudo basta con el deseo limpio y sincero de conseguir algo para lograrlo.
La fuerza de la magia no consiste en el empecinamiento, ni en la desesperación ni en la rabia, sino en tirar del lazo adecuado en el momento oportuno.

LAZOS DE AGUA
Tiran de todos los hilos emocionales, psíquicos y sentimentales de los seres y las cosas.
Los Lazos de Agua son los lazos del alma, de la animación y el ánimo, de la fuerza interior y la capacidad para sufrir, entender y sentir.
Son los lazos del amor que nos elevan y nos redimen, pero también son los lazos del sentimiento que nos atan a las pasiones humanas, y a través de ellas, a la tierra y la vida.
Por eso mismo son lazos de maternidad, de creación, de imaginación y de fantasía, y de todo lo que esté relacionado con el aspecto femenino del universo.
Los Lazos de Agua se relacionan con el incienso a través de las siguientes fragancias: opio, coco, cedro, heliotropo, jazmín, pachulí y/o cannabis.

Sigue leyendo >>>