La personalidad de la Tierra

Los que llevan este signo son realistas y trabajadores. Ajenos a toda ocurrencia extravagante, son racionales, analíticos y mesurados.

Tienen buenas previsiones del futuro y no pisan nunca en el vacío.

Con los pies firmemente apoyados en un realismo racionalista, se muestran concienzudos, metódicos y ordenados, cualidades que los convierten en excelentes administradores o comerciantes.

Son aptos para desempeñar importantes cargos en el sector industrial, comercio o administraciones públicas.

No son muy ágiles en la actuación, debido a su premeditación y su pormenorizada planificación, pero no por eso dejan de ser eficientes, puesto que son seguros y acertados en sus procedimientos.

Ahorradores, enemigos de todo despilfarro, saben darle utilidad a las cosas aparentemente inútiles. Son precavidos en el presupuesto y austeros en los gastos, de modo que incluso en tiempos de crisis tienen pequeños ahorros.

Observadores perspicaces, detectan con facilidad nuevos fenómenos y tendencias nacientes. Pero nunca exageran su descubrimiento. Se lo cuentan tal como lo han encontrado, ni más ni menos.

Son conservadores por falta de imaginación.

Carecen casi por completo del espíritu aventurero. No les gusta romper con el canon de los valores establecidos.

Desprecian todo tipo de cambio desprovisto de una meticulosa preparación previa. Nunca actúan improvisando.

Volver a Horóscopo chino