El Tigre y los Cinco Elementos

TIGRE DE METAL

(nacidos en 1890, 1950 y 2010):
Un Tigre resuelto. El elemento Metal refuerza su entusiasmo y sus energías. Es activo, luchador, competente y egocéntrico. Laboralmente es excepcional por su seriedad y su capacidad. Es persistente y testarudo. Una vez concebido el propósito, no escatima esfuerzos para conseguirlo. No se echa para atrás nunca por el miedo o la presión. Tiene dotes inusuales de convencer, pero acepta mal los consejos y es rencoroso con las críticas. Se pone furioso si alguien intenta desprestigiarlo. Es independiente, soberbio y elocuente, busca lucir sus méritos. Conoce mucho mundo y le encanta viajar y tener nuevas experiencias.

TIGRE DE AGUA

(nacidos en 1902, 1962 y 2022):
Un Tigre clarividente. El elemento Agua le da lucidez y flexibilidad. Liberal y moderno, el Tigre de Agua se adapta muy bien a los cambios. Tiene una mentalidad abierta al esnobismo, acogiendo con entusiasmo las ideas y tendencias renovadoras. Amante de la originalidad, ansioso de conocer nuevas experiencias, viaja por el mundo, mantiene contactos con amigos interesantes, aprende nuevas habilidades para una mejor realización profesional, ensanchando rápidamente su mundo de conocimientos. Es lúcido, perspicaz y previsor. Tiene facilidad de hacer amigos, a quienes sabe tratar con honestidad e inteligencia. Es flexible en las cuestiones técnicas pero muy firme en los planes estratégicos. Su mundo afectivo se caracteriza por la sensibilidad, la sutileza y los sentimientos profundos.

TIGRE DE MADERA

(nacidos en 1914, 1974 y 2034):
Un Tigre democrático. Con la influencia de la Madera, este Tigre es abierto, colaborador, flexible y democrático. Su afabilidad, nobleza y desinterés le confieren gran carisma. Tiene numerosos amigos y admiradores. Contra la naturaleza felina no es despótico ni arbitrario. Le gustan los buenos consejos y las críticas constructivas. Es ordenado y mesurado laboralmente. Aborrece las mañas y la astucia. Odia el afán por controlar a los demás. Tiene un corazón bondadoso y compasivo. No es brillante en inteligencia, ni lo es en la creatividad: sus dotes intelectuales son más bien opacas, carentes de lucidez previsora y envergadura filosófica, pero es un excelente estratega y organizador. En el amor destaca su fidelidad y su ternura. Es comprensivo y tolerante. Su comportamiento emocional linda con la pasión y la metodología.

TIGRE DE FUEGO

(nacidos en 1866, 1926 y 1986):
Un Tigre apasionado. El Fuego enaltece sus energías positivas (el Yang), convirtiéndolo en una viva expresión de pasión y entusiasmo. Es un Tigre brillante, llamativo, ardiente y eficaz. No vacila nunca en aceptar un reto o desafiar los peligros. Su propensión a la acción y su extraordinario valor le pueden conducir tanto a la gloria como al fracaso, por ser imprudente, precipitado y vanidoso. Seduce como un imán poderoso, ama con pasión y delirio, lucha sin tregua y trabaja infatigablemente, él Tigre de Fuego lo vive todo con intensidad. Sus sentimientos son extremados en el amor, el odio, la generosidad o el rencor, lo que le lleva a frecuentes situaciones límite. Su vida parece un drama colmado de hazañas y desesperación, de gloria y tristeza. Pero nunca se resigna. Lucha contra su propio conformismo y por la expresión total y desenfrenada de su personalidad.

TIGRE DE TIERRA

(nacidos en 1878, 1938 y 1998):
Un Tigre moderado. El elemento Tierra le confiere gran sentido realista en su personalidad. Es paciente, responsable, maduro, trabajador y generoso. Le molesta la extravagancia y nunca se ha sentido atraído por las escuelas vanguardistas. Tiene gran apego a la realidad y al sentido común. Controla perfectamente los impulsos instintivos y sabe moderar su ansiedad, tomando siempre acciones sensatas y racionales. Concentrado en lo profesional, aborrece enredos sentimentales y se mantiene apegado a la ética tradicional. Su moderación se basa en un profundo conocimiento de la vida y su concepción realista del mundo. No se deslumhra con facilidad, tampoco se deprime sin motivo, porque tiene una filosofía de la vida llena de lucidez dialéctica: «Cuando las cosas andan en el extremo, cambian de carácter»; por lo tanto: «La desgracia acude cuando Mega al extremo la felicidad, y ésta empieza cuando toca el fin de aquélla.»

Volver a Horóscopo chino