El Dragón en el amor

DRAGÓN Y RATA

Una pareja dichosa. El hombre Dragón tendrá una mujer fiel y simpática, que ahorra todo cuanto puede, porque sabe que la fortuna no podrá acompañarles toda la vida. El hombre Dragón admira el optimismo e inteligencia de la mujer Rata, con quien es generoso y atento. Sin embargo, no puede sacrificar sus proyectos ambiciosos y sus andanzas por el mundo. La mujer Rata es tierna, complaciente y afectuosa con el hombre Dragón. Aunque en el fondo quiere que el hombre Dragón le acompañe siempre en el hogar, no lo retiene nunca, consciente de que el Dragón necesita oxigenarse en la calle. Se ayudan y se solidarizan con cariño. Sus relaciones afectivas son satisfactorias. Es una unión positiva y duradera.

DRAGÓN Y BUEY

Una pareja de contraste. El hombre dragón es extraverti-do, prepotente, impulsivo y rebelde, mientras que la mujer Buey es introvertida, humilde, reflexiva y conservadora. El hombre Dragón anhela la pasión y el delirio en el amor, lo que la mujer Buey no puede ofrecerle debido a su poca propensión a la pasión liberal y su excesiva preocupación moralista. Por otro lado, el materialismo del hombre Buey se contrasta con el idealismo de la mujer Dragón. Tienen que hacerse concesiones mutuas para poder llevar una convivencia pacífica. Pese a las diferencias en su concepción del mundo y el modo de ser, existe plena confianza y fidelidad entre ellos.

DRAGÓN Y TIGRE

Una pareja en pugna. Los dos son capaces, activos y ambiciosos, que procuran tener mayor libertad e independencia. Pugnan por el liderazgo de la familia. Aunque la mujer Tigre admira las cualidades del hombre Dragón, no sacrifica jamás sus propios intereses, ni quiere cambiar su modo de ser. Feminista, rebelde y posesiva, no se conforma con un papel secundario en el hogar. El hombre Dragón tiene una vida intensa, dinámica, movida por grandes ideales. La indocilidad y la poca solidaridad de la mujer Tigre para su causa lo deja insatisfecho. La tensión en que viven les afecta seriamente la vida afectiva. Necesitan equilibrar constantemente sus relaciones para evitar los conflictos.

DRAGÓN Y CONEJO

Una pareja armoniosa. Es una perfecta combinación de las virtudes:.la fuerza y valor del hombre Dragón se complementan con la inteligencia y el talento de la mujer Conejo. El hombre Dragón es directo, generoso y protector. La mujer Conejo es diplomática, calculadora y concesiva. Juntos pueden enfrentar cualquier situación. Si saben perdonarse mutuamente los defectos y equivocaciones, haciendo caso omiso a los chismes callejeros, el amor y la ternura reinarán siempre en su hogar. Disfrutarán la convivencia con plena satisfacción afectiva y tendrán todo el confort que necesitan.

DRAGÓN Y DRAGÓN

Una pareja descomunal. Son demasiado afines, tanto en su modo de ser como en sus ambiciones. Se conocen hasta el rincón más recóndito del alma. Es difícil que lleguen a un equilibrio emocional puesto que viven en una tirantez constante debido a la disputa por la supremacía. Les gusta participar en los actos públicos y tener una vida social intensa. Aborrecen el sedentarismo y la «esclavitud doméstica». Echan la culpa a la familia de su irrealización profesional. Cuando están en armonía, son poderosos y eficientes en lo que hacen y tienen mucha probabilidad del éxito. Pero la pugna interna les absorbe demasiado tiempo y energías. Necesitan implantar el respeto recíproco a la total independencia e individualismo, como la única forma de evitar el forcejeo y traer la paz a esta unión de dos gigantes prepotentes.

Sigue leyendo >>>

Artículos relacionados