El Buey y los Cinco Elementos

BUEY DE METAL

(1901, 1961 Y 2021):
Un Buey resuelto. Tiene ideas muy claras de lo que quiere, no escatima esfuerzos en conseguir su propósito. Es enérgico, decidido, testarudo. Entra a veces en conflicto con los compañeros por divergencia de opinión, incluso se atreve a desafiar a la autoridad superior si ésta quiere imponerse injustamente. Es serio, responsable y muy trabajador. Cuando está motivado, se entrega en cuerpo y alma a una causa con una perseverancia admirable. Si fracasa, se torna egoísta y rencoroso. Tiene gustos más bien clásicos en el arte y la literatura. Detesta la frivolidad y la promiscuidad que degradan los valores de un amor sólido y realista. Su vida afectiva es intensa y poco imaginativa.

BUEY DE AGUA

(nacidos en 1853, 1913 y 1973):
Un Buey clarividente. Es el más lúcido e inteligente de los Bueyes. Al contrario de la obstinación característica de la raza vacuna, tiene mucha flexibilidad y se adapta muy bien a las circunstancias. Le encanta estar con los amigos para contar las experiencias de la vida, dando o escuchando consejos sanos y llenos de filosofía. No se mueve solo, aunque es independiente, busca siempre la solidaridad y apoyo moral o material para la ejecución de sus proyectos. Es intuitivo y dinámico, aficionado a los deportes y los viajes exóticos. Ávido de nuevas experiencias, busca la amistad desinteresada y el amor auténtico. Es un amante divertido e imaginativo. Su defecto consiste en la impaciencia y la falta de constancia. Si pudiera ser un poco más persistente y menos distraído, podría llegar muy lejos, dada su sagacidad y la capacidad de convencer a los demás.

BUEY DE MADERA

(nacidos en 1865, 1925 y 1985):
Un Buey sociable. Su honestidad y su nobleza le permiten desenvolverse con éxito en la vida social. Le es fácil hacer amigos, a los que trata con gentileza. Es colaborador y encaja perfectamente en un equipo de trabajo. Sus criterios son realistas, acertados y un poco conservadores. Combate la injusticia y el prejuicio existentes en las relaciones sociales, promoviendo la ética y los valores morales ortodoxos. Dotado de un espíritu empresarial, es un candidato ideal para la dirección de importantes proyectos. Se granjea el aprecio de los compañeros por su competencia y su sacrificio. Su defecto está en la excesiva ambición y la precipitación con que ejecuta sus planes, de modo que fracasa con cierta frecuencia y se siente desilusionado.

BUEY DE FUEGO

(nacidos en 1877, 1937 y 1997):
Un Buey febril. Su extraordinaria pasión por la vida determina que lo vive todo con intensidad. Trabaja con furor, sin conocer el cansancio. Ama con delirio y es lujurioso en sus fantasías eróticas. En la política es radical y osado, con cierto carisma por su firmeza de voluntad y su vehemencia por los cambios. En algunos momentos emprende planes arriesgados, movido por ambiciones desmesuradamente materialistas. Es agresivo y orgulloso, dotado de gran capacidad de trabajo. No le gusta aceptar la opinión de los demás, siendo más bien proclive a imponer sus criterios con autoridad. En cualquier momento quiere ser el más fuerte. No escatima esfuerzos para conseguir un objetivo, pero exige que éstos sean suficientemente ponderados y reconocidos. De otra manera, se irrita fácilmente, protestando por todo y arremetiendo contra todos los obstáculos. Tiene gran capacidad de trabajo, pero le traicionan su impetuosidad y obstinación.

BUEY DE TIERRA

(nacidos en 1889, 1949 y 2009):
Un Buey realista. El elemento Tierra se combina perfectamente con la personalidad del Buey, de manera que es trabajador, obstinado, honesto y realista. No está dotado para lucubraciones cerebrales, tiene poco poder imaginativo, pero su gran apego a la realidad le confiere consistencia a su carácter. No se apasiona con ilusiones infundadas o el espejismo embustero. Es sólido en su proyección personal y estoico en el trabajo. No es propenso a la hiper-sensibilidad, por lo que nunca sufre fuertes altibajos anímicos. Se mantiene al margen de todo tipo de estrés y crisis psíquica. Su gran estabilidad anímica, tanto frente a dificultades como ante la gloria, le permite afianzarse en los valores más sólidos de la vida. No es muy sociable, pero es el amigo más seguro del mundo. Gran protector de familia, es un ejemplo de la fidelidad. Si no te importa su carácter testarudo y conservador, es una pareja magnífica que te acompañará toda la vida trabajando honestamente.

Volver a Horóscopo chino