El Buey en el amor

BUEY Y RATA

Una pareja estable. El Buey es fuerte, sólido y trabajador. Protege a la Rata dándole confort y seguridad. La Rata admira las virtudes del Buey, a quien le colma de ternura y cariño. Tienen una economía holgada y un hogar ordenado gracias al talento administrativo de la Rata. Sin grandes aspiraciones materiales, se conforman con una vida afectuosa y tranquila, de la cual ambos están satisfechos.

BUEY Y BUEY

Una pareja excesivamente seria. La unión de dos seres diligentes, concienzudos y seguros crea una pareja responsable y solemne. Son afables con los amigos y generosos con la familia, pero, debido a su testarudez y el espíritu materialista, llevan una vida de callada tensión e inflexibili-dad. Evidentemente, les falta un poco de optimismo y jovialidad para cambiar su actitud pesimista y dar una nueva dimensión a la vida. Sus relaciones afectivas son monótonas, ceremoniales y poco imaginativas. Necesitan potenciar la poca creatividad de su personalidad para superar la pesadez de su convivencia.

BUEY Y TIGRE

Una pareja incompatible. La enorme diferencia de personalidad los aleja y los antagoniza. El Buey detesta la impulsividad y el mal genio del Tigre, mientras que éste no aguanta la indiferencia y la terquedad de aquél. En los constantes conflictos entre el materialismo vacuno y el idealismo del Tigre, se quejan, se disgustan y se hieren mutuamente. Se sentirán frustrados por la falta de compenetración y tolerancia. No encuentran puntos en común y sus relaciones afectivas se enfrían drásticamente.

BUEY Y CONEJO

Una pareja satisfactoria. Se complementan perfectamente el realismo, la flabilidad y la solidez del marido Buey con la sociabilidad, la ternura y la diplomacia de la mujer Conejo. Ella es muy sensible, quizás demasiado introvertida para el gusto del Buey. A ella no le gusta la testarudez de Buey, pero no encuentra forma de enseñarle la astucia. Les cuesta adaptarse el uno al otro, pero llevan una convivencia pacífica y en ningún momento dejan de apoyarse con solidaridad.

BUEY Y DRAGÓN

Una pareja que necesita implantar la armonía en la convivencia. Para el carácter enérgico, rebelde y soberbio del Dragón, el Buey es demasiado lento, ordenado y meditabundo. Tienen diferentes filosofías de la vida y no coinciden en el modo de ser. Pero si saben respetarse la independencia, pueden llevar una convivencia bastante aceptable. En sus relaciones afectivas, el Buey necesita un poco más de imaginación exótica para complacer al Dragón, mientras que éste tendrá que mostrar más apego a la realidad terrenal y ocuparse más de los asuntos domésticos.

BUEY Y SERPIENTE

Una pareja feliz. La unión entre la Serpiente encantadora y el Buey trabajador les brinda felicidad para toda la vida. El Buey hechizado admira la astucia y la sabiduría de la Serpiente, y ésta disfruta de la fuerza, la protección y el confort que le procura el Buey. Se sentirán satisfechos y realizados en la vida en común. No se cansarán haciendo el amor y reiterando su fidelidad conyugal. Siempre tendrán inspiración para preparar pequeñas sorpresas llenas de ternura para la pareja.

Sigue leyendo >>>