Pelagianismo

En el mismo Concilio de Cartago del año 411 fueron condenadas las posturas heterodoxas del teólogo irlandés Pelagio (360-422). Años después, en el 417 y mediante edicto, el Papa Inocencio I las declararía formalmente heréticas.
En el pelagianismo entra en juego un importante elemento que debe ser tenido en cuenta a la hora de entender esta nueva desviación heterodoxa que tuvo lugar en la islas británicas desde finales del siglo IV hasta mediados del siglo V. Nos estamos refiriendo refiriendo al sustrato celta que influyó en el cristianismo que se impuso en la zona.
Hay quienes han considerado al pelagianismo casi una moral ascética, e incluso una especie de estoicismo cristiano. Pero en lo tocante a la fe, se alejaba radicalmente de la ortodoxia en dos cuestiones fundamentales, íntimamente relacionadas entre sí. Pelagio postulaba que en la voluntad individual del ser humano, en su libre albedrío, reposaba su posibilidad de salvación, e incluso la remisión del pecado, lo que llevado al extremo, y era el caso de esta doctrina, dejaba en entredicho la intervención de la Gracia divina. Pero aún más; el pecado original de los primeros hombres había sido una falta personal de ellos, de su propia voluntad, y en ningún caso había mancillado a todo el genero humano. Cuestionaba así la idea del Pecado Original. Por aquel entonces, Agustín de Hipona y el resto de autoridades tenían muy claro ya que el recto camino de un cristiano se alcanza mediante el auxilio divino, y no sólo con un uso recto del libre albedrío.
Los dos máximos luchadores contra esta herejía fueron San Agustín y el monje benedictino Beda el Venerable (672-735). El primero, a pesar de la amistad que le unía a Pelagio, a quien conoció durante la estancia de este último en Roma, lo hizo por medio de sus escritos y de acalorados enfrentamientos teológicos. El segundo, mediante la continua predicación a la que dedicó su vida. Fue precisamente Beda el Venerable el primero en señalar la influencia de grupos nacionalistas bretones en la expansión del pelagianismo hasta el siglo VIII.

Volver a Herejes

Artículos relacionados