Juan Calvino (1509-1564)

Teólogo francés. Junto a Martin Lutero es el gran reformador protestante del siglo XVI. Postuló la soberanía absoluta de Dios como realidad omniabsorbente y omnicomprensiva. Según esta tesis, Dios es la fuente de toda verdad, de donde se deriva la doctrina del» servo arbitrio»; el hombre queda así reducido a mero instrumento en manos de la voluntad divina; las acciones humanas estarían regidas por la Providencia. Ahora bien, si las acciones del ser humano están determinadas por la soberanía de Dios, ¿qué parte de responsabilidad le compete al hombre en sus acciones? ¿Ninguna? ¡Proposición herética por tanto!, que dirían sus adversarios. Metafísica antihumana ésta de Calvino. Además, si el hombre no es responsable de sus actos, ello equivale a pensar que Dios es el culpable del mal que causa el hombre; lo que constituye herejía.
En 1536, Juan Calvino se trasladó a Ginebra, donde organizó su Iglesia, caracterizada por una rigurosísima disciplina. Es el responsable de la relajación en la hoguera de Miguel Servet.

Volver a Herejes

Artículos relacionados