Galileo Galilei (1564-1642)

Fue sin duda el más inteligente de los herejes. Se atrevió a saltar sin red y consiguió eludir la relajación.
Se acogió a la reconciliación y tres siglos después de su muerte le han pedido disculpas. Un poco tarde. Su caso ha quedado expuesto en la Galería de Penitenciados. Inauguró oficialmente el conflicto que aún hoy mantiene la Iglesia de Roma con la incomprendida Ciencia. La historia, y las reiteradas disculpas de los Papas, parecen demostrar que la segunda le lleva trescientos años de ventaja a la primera.

Volver a Herejes