David de Dinant (1100-1199)

Ilustre filósofo medieval, oriundo de Bélgica. No fue un hereje en sentido estricto. Habría que considerarlo más bien un disidente por cuenta propia, un pacífico heterodoxo o, en todo caso, un curioso pensador que tuvo el buen sentido de no meterse en demasiados problemas. Y así debió de ser si tenemos en cuenta su larguísima vida.
En definitiva, uno de esos raros tipos que saben bañarse y guardar la ropa. Eso sí, su pensamiento, un panteísmo filosófico derivado del neoplatonismo con influencias de Escoto Eurígena, fue considerado herético. Aventuró una curiosa teoría sobre el ser, que según él es trino y uno, como la Santísima Trinidad, constituido por tres indivisibles que no pueden diferir en nada; la mente, origen de las almas; la materia, origen de los cuerpos; y Dios, del que procede todo.

Volver a Herejes

Artículos relacionados