Hechizo para conseguir una hipoteca

Una de las máximas prioridades del hombre es la vivienda; un lugar que pueda considerar como propio o de la familia. Debido al coste que tienen las construcciones, la única posibilidad que tiene una persona de comprarse una casa es mediante un crédito hipotecario: el banco le facilita el dinero para adquirirla, con intereses, recibiendo como garantía la construcción. Este hechizo tiene por objeto conseguir un crédito para comprarse una casa. Debe ser realizado por el comprador una vez que el préstamo haya sido solicitado.
El gasto más grande que toda persona hace a lo largo de su vida es la adquisición de una vivienda que, salvo muy pocas excepciones, tarda muchos años en pagar. La forma habitual para conseguirla es pedir un crédito hipotecario, que consiste en un préstamo con intereses por parte o la totalidad del valor de la vivienda, poniéndose la misma como garantía. La devolución del préstamo se pacta en cuotas y si el beneficiario no las paga, el banco se queda con la propiedad.
Como es muy alto el capital que el banco arriesga en estos préstamos, sólo conceden hipotecas a quienes, según estiman, no tendrán problemas en devolver el dinero; de ahí que muchas solicitudes sean denegadas.
Este hechizo se lleva a cabo con el fin de conseguir que un banco autorice un crédito hipotecario. Deberá efectuarse después de haber cursado la correspondiente solicitud y el oficiante deberá ser la persona que ha pedido el crédito. Conviene hacerlo en día jueves, a ser posible con la Luna en cuarto creciente.
ELEMENTOS NECESARIOS
Papel y lápiz – Agua de azahar – Cinco piedras grandes – Un plato o una bandeja de metal – Una vela amarilla – Una moneda dorada – Una pizca de arena – Ramas de lavanda, seca – Un cordón dorado o amarillo.
RITUAL
En un rincón de la casa, poner la moneda en el suelo con la cara hacia arriba. Escribir en el papel el nombre de la institución a la que se ha pedido la hipoteca. Doblarlo para que ocupe el menor espacio posible y colocarlo sobre la moneda. Poner sobre estos dos objetos las piedras, de manera que formen una pirámide; es decir, cuatro formando la base y sobre estas, la quinta. Deberán tener, cada una, el tamaño aproximado de un puño. Salpicar sobre el conjunto un poco de agua de azahar.
Encender la vela con cerillas y fijarla en la piedra que forma la punta de la pirámide derramando sobre esta un poco de cera. Echar sobre la vela una pizca de arena, procurando que la llama no se apague. Atar las ramas de lavanda con el cordón, acercarlas a la llama de la vela hasta que ardan y ahumar con ellas el altar que se ha construido al tiempo que se dice: «Por el poder del fuego, que lo que he pedido me sea concedido».
Dejar que la vela se consuma y no retirar el altar hasta que se conceda la hipoteca. Una vez que esto suceda, dejar las piedras en un espacio al aire libre y guardar la moneda. Esta se deberá colocar en un rincón de la nueva casa, donde nadie la toque.

Volver a Hechizos para los negocios

 

Hechizos y brujerías

rituales para conseguir una hipoteca