Aceite de Manzanilla Romana para masaje relajante

Utilizaremos el caldero para poner al baño maría sin dejar de remover, con una cuchara de madera, cuatro puñados muy machacados de manzanilla. Cuando empiece a desprender su característico olor, los cubriremos con medio litro de aceite de oliva y lo mantendremos a fuego muy suave durante dos horas y media, removiéndolo cada 10 minutos. Filtremos la pócima en caliente con una tela fina y exprimiremos las flores presionándolas fuertemente. Guardaremos el aceite en el interior de un tarro hermético dispuesto en un lugar fresco y oscuro.
Nota: La manzanilla romana (Anthemis nobilis), en cosmética y perfumería se emplea para la elaboración de cremas hidratantes, tratamientos capilares, champú y productos específicos para aclarar el pelo. Tiene el aspecto de la manzanilla común pero sus flores son de tono pálido y tienen un perfume más intenso.

Volver a Hechizos para la salud