Hechizo para no perder el trabajo

La posibilidad de perder un puesto de trabajo, ya sea por cierre de la empresa, reducción de plantilla o por cualquier otro motivo, es un factor de tensión e inseguridad contra el que no hay muchas armas para luchar. Lo esencial es mantener la calma, no dar crédito a los rumores y prepararse para conseguir otro puesto en caso de que el despido se haga efectivo. Este ritual se emplea para evitar la pérdida del puesto o, en caso de que fuera más conveniente, para encontrar rápidamente un trabajo mejor.
Las empresas pueden pasar por períodos críticos en los cuales se ven obligadas a efectuar una reducción de plantilla o, peor aún, su cierre definitivo. Los directivos procuran ocultar a los empleados, durante el mayor tiempo posible, la gravedad de la situación; sin embargo llega un momento en que por diferentes vías eso trasciende creando ansiedad y preocupación en todos los estamentos.
Cuando se tengan noticias de esta naturaleza es importante mantener la calma, pensar con serenidad y no dar demasiado crédito a la gran cantidad de datos y rumores, a menudo contradictorios, que circulan por los pasillos. Lo mejor es dirigirse al superior inmediato, hacerle saber que tales comentarios existen y preguntarle hasta qué punto son veraces. Una buena medida puede ser empezar a enviar currículos a otras empresas para anticiparse a lo que pudiera acontecer o comentar entre las personas conocidas la situación que se está viviendo de manera que, si alguna de ellas sabe de alguna vacante en otra empresa, se puedan hacer las gestiones necesarias para ser contratado en caso necesario.
Este ritual tiene por objeto evitar ser despedido, ya sea por problemas propios de la empresa o por falsas acusaciones. Deberá hacerse ni bien se tenga noticias de que eso podría suceder.
ELEMENTOS NECESARIOS
Un clavo grande oxidado – Una taza pequeña de dulce de membrillo – Una bolsa pequeña de plástico – Un trozo de tela amarilla – Una vela anaranjada y otra violeta – Tres hojas de laurel – Aguja e hilo.
RITUAL
• Disponer en un lugar al aire libre (por ejemplo en el alféizar de la ventana) una vela anaranjada y, a su derecha, otra violeta.
• Situar entre ambas la taza con el dulce de membrillo y luego, encenderlas.
• Introducir el clavo dentro del dulce de manera que quede completamente tapado y decir: «Me empeño en ser persona de bien; merezco que los dioses protejan mi trabajo».
• Dejarlo de este modo toda la noche al sereno.
• Al día siguiente, sacar el clavo de la taza y, sin lavarlo ni limpiarlo, meterlo dentro de una bolsita de
plástico.
• Hacer un pequeño saquito con la tela amarilla y guardar en ella el clavo y las tres hojas de laurel.
• Cerrarla con una costura y esconderla en algún lugar del centro donde se trabaja.

Volver a Hechizos para el trabajo

 

Hechizos y brujerías

ritual para no perder el trabajo, hechizo para no perder el trabajo, hechizos para no perder el trabajo, rituales para no perder el trabajo, hechizo para que pierda el trabajo, hechizo para que no me despidan del trabajo, hechizos para conservar el trabajo, conjuro para no perder el trabajo, ritual para que no me despidan del trabajo, brujeria para que pierda el trabajo, rituales para conservar el trabajo, magia blanca para no perder el trabajo, hechizo para no perder mi trabajo, magia para no perder el trabajo, hechizo para que no me corran de mi trabajo, conjuros para no perder el trabajo, rituales para mantener el trabajo, oracion para no perder el trabajo, ritual para conservar el trabajo, oracion para que no te corran del trabajo, hechizos para que no te despidan del trabajo, oracion para que no me despidan del trabajo, hechizo para mantener el trabajo, hechizo para no perder el trabajo con velas, receta para conservar mi trabajo, brujeria para que no me boten del trabajo, hechizo para que no me boten del trabajo, hechizos para que no te corran del trabajo, brujeria para no perder el trabajo, ritual de oraciones para queno despidan ami hija de su trabajo