Sahumerio contra maleficios

Cuando se tiene la sospecha de que alguien está intentando hacer daño a uno mismo o a la familia, se puede limpiar la casa con la siguiente preparación.
Se toma incienso en grano, mirra en polvo, laurel seco, cáscaras de ajo, clavos de olor y se echa todo junto en las brasas de carbón.
Cuando se eleva el humo se pronuncia la oración:

Casa de Jerusalén,
donde Jesucristo entró el mal a punto salió,
entrando a la vez el bien.
Yo pido a Jesús
también que el mal se vaya de aquí
y el bien venga para mí
por ese sahumerio.
Amén.

Luego debe regarse la casa con agua bendita o agua con vinagre desde el fondo hasta la puerta.

Volver a Cómo alejarse del mal