Limpieza de casas

A veces podemos percibir que en el lugar que habitamos diariamente la energía es densa: se rompen cosas, las personas discuten demasiado, sufren insomnio, o las plantas se secan sin razón.
En ocasiones, los conflictos que atraviesan las parejas son consecuencia del accionar de un ser envidioso e inescrupuloso que codicia su felicidad hasta tal punto que es capaz de apelar a la magia negra para destruirlos.
Hay muchas técnicas de limpieza energética de casas, pero una de las más efectivas es la que se hace con alcanfor. Este es un elemento que se consigue en tiendas de artículos de magia y tiene un olor muy penetrante, por lo que conviene quemarlo con un barbijo o un pañuelo en la nariz.
La limpieza debe efectuarse de la manera siguiente:
• Preferentemente con la Luna nueva (también es efectiva la Luna menguante) haga una limpieza profunda de la casa, sacudiendo sábanas, manteles, barriendo bien a fondo, sacudiendo el polvo y pasando un trapo húmedo al piso.
• Cierre las ventanas y prepare carboncitos en un caldero u ollita para encender el alcanfor.
• Ubíquese en una habitación, encienda el alcanfor y deje que el ambiente se inunde de humo. Cierre la puerta y pase a la habitación siguiente.
Mientras quema el alcanfor en cada ambiente, recite una oración personal en la que pida a Dios -de la forma en que usted mismo lo conciba- que aleje de su casa las vibraciones negativas, la falta de dinero, la mala salud, la gente que le desea el mal, la envidia y todo lo que usted considere como un obstáculo para su felicidad y la de los que viven con usted en la misma casa.
• Cuando haya quemado el alcanfor en toda la casa, salga durante quince minutos y dé un paseo, rezando permanentemente.
• Al regresar, abra las ventanas agradeciendo a Dios por las bendiciones que le otorga y por todas las cosas buenas que, también, ocurren en el lugar.
• Una vez que los ambientes se hayan ventilado, vuelva a cerrar las ventanas y encienda sahumerios de mirra, que atraen dulzura y prosperidad.
Las nuevas vibraciones se percibirán inmediatamente.

Volver a Cómo alejarse del mal