Hechizo para repeler espíritus maléficos

Hechizo para repeler espíritus maléficos
Este trabajo requiere del mago cierta trayectoria, no se recomienda para los novatos que puedan asustarse o sentir inseguridad frente a lo que hacen o lo que pueda suceder.

Se trata de un cebo para espíritus malignos, pero sólo atraerá a aquellos que ya andan merodeando su entorno para molestarlo. No es un llamador indiscriminado de espíritus, quédese tranquilo.

A la luz de la luna llena dibuje un triángulo sobre el piso o en la tierra (si tiene jardín). Coloque dentro de una caja de cartón un espejo de forma cuadrada.

Cierre la caja, y hágale en la superficie un orificio (de no más de 3 cm de diámetro). Póngala dentro del triángulo.

Deje algún cebo tentador para el espíritu errante (unas gotas de sangre, semen o flujo femenino, una manzana lustrosa) justo al lado de la caja, con un mensaje escrito:
Tengo algo para ti, es irresistible, ven, prueba, adentro de la caja hay más.

Retírese del lugar y deje el cebo toda la noche. Para su tranquilidad lleve consigo un crucifijo y cuelgue en casa ristras de ajo.

Al día siguiente, sólo si hay un sol espléndido, abra la caja. Tenga la seguridad de que, si el espíritu siguió las instrucciones, ha quedado atrapado al otro lado del espejo para siempre.

Queme la caja y el cebo y ni se le ocurra romper el espejo. Sumérjalo en agua bendita para terminar de disolver cualquier residuo del mal, diciendo:
Disuélvete en el perdón, descansa en paz, en este mundo ya a nadie molestarás.

Este espejo puede colgarse en la casa tranquilamente porque se ha convertido en un eficaz repelente de espíritus errantes.

Hechizos con espejos