El santuario interior

videnciaCada vez que se sienta atacado por fuerzas negativas, o que sienta que su estado anímico lo está convirtiendo en una presa fácil de ellas busque un lugar interno en el que refugiarse.
Debe ser el lugar que le parezca idóneo para relajarse, para estar tranquilo y cerrar los baches de su cuerpo astral, para que la oscuridad no pueda penetrar en su ser.
Póngase cómodo, cierre los ojos y relájese.
Imagínese en un hermoso entorno natural. Puede ser cualquier lugar que le resulte atractivo: una pradera, la cumbre de una montaña, el bosque o la playa. Tiene que ser un lugar en el que usted se sienta cómodo y que le transmita sensación de paz.
Explore ese entorno, fijándose en los detalles visuales, los sonidos y olores y en cualquier sentimiento o impresión que le produzca.
Ahora, haga lo que desee para hacer el lugar más acogedor y cómodo. Tal vez quiera fabricar una casa o un refugio, o solamente rodear la zona con una luz resplandeciente que le dé protección y seguridad, o crear cosas y disponerlas del modo mejor para disfrutar de ellas, o hacer algún tipo de ritual para consagrar el lugar como su santuario.
A partir de entonces ese será su santuario interior, al que podrá volver cada vez que quiera con sólo cerrar los ojos y desearlo.
Siempre le parecerá saludable y relajante estar en él, porque es un lugar que tiene un especial poder sobre usted.

Volver a Cómo alejarse del mal