Xanas, las hadas de los deseos

Las Xanas son pequeñas Hadas que viven en las fuentes y salen a la superficie por las noches, sólo si están seguras de que no hay intrusos cerca.

Lavan sus livianos ropajes con el agua en la cual viven y la ponen a secar bajo la fría luz de la luna. Estas ropas suelen ser tules o velos, aunque los afortunados que han logrado ver a una de estas damas han manifestado que van desnudas. No sobrepasan 40 cm de altura, son muy delgadas, de extrema belleza y de largos cabellos brillantes.

Poseen una voz dulce y suave, que provoca el enamoramiento de cualquier hombre que las escuche. Una de sus actividades favoritas es la de hilar madejas de oro, que lavan y secan bajo las estrellas.

Es por eso, que si alguien quiere solicitar un deseo, debe arrojar algún objeto de oro, en una fuente. De estas hadas nació la costumbre de arrojar monedas a las fuentes de los deseos.

Se ocultan cuando los primeros rayos del sol anuncian el nuevo día, dejando tras ellas frescas gotas de rocío sobre las piedras, los árboles y la hierba.

Volver a Hadas

Artículos relacionados