Hadas del Aire

Las hadas del aire o Faenes son las hadas más conocidas de todo el reino mágico. A pesar de que existen muchos grupos de hadas, según su elemento, las hadas de aire son más famosas.
Estas hadas acostumbran a vivir en los bosques, arroyos, cuevas e, incluso, pueden habitar en un tronco hueco de un viejo árbol. La mayoría acostumbra a salir de noche, e intervienen directamente en todo el desarrollo de las flores, de las que representan su aroma, su color y, también, su forma.
Ellas viven en un universo paralelo y se dice que jamás envejecen, aunque los expertos en hadas creen que su vida es de 1.000 años y que, luego, simplemente desaparecen. Son extremadamente bellas y tienen un gran parecido con las doncellas humanas. Pero, es fácil distinguirlas porque no en todo se parecen a nuestro género: la mayoría de las hadas poseen las
orejas puntiagudas al igual que los Elfos, y su piel acostumbra a tomar los colores de acuerdo al entorno en el cual viven. Sus largos cabellos son irisados, y generalmente suelen vestirse con ropas muy sutiles, como gasas o muselinas.
Se las puede detectar por el aroma a flores que dejan a su paso, especialmente a rosas, flor que adoran; este perfume persiste durante bastante rato después de que hayan desaparecido.
Como todas las hadas, aman la música y les encanta cantar. Son muy sociables y gustan de estar acompañadas. A diferencia de otros grupos, las hadas del Aire tienen una reina que las dirige y gobierna; en este punto no hay una identidad generalizada, ya que para el pueblo celta la reina de las hadas es Maeve, en tanto que para Shekespeare su reina es Titania, de igual modo que Obe-ron es el rey de los Duendes, Elfos y otros seres mágicos.
Estas hadas han estado siempre muy cerca del ser humano, participando activamente en su ayuda y protección, debido a sus muchos poderes benéficos, aunque a veces ha habido conocimiento de algunas hadas de carácter maléfico.

Volver a Hadas