Hadas del Agua

hada del aguaEl canto o la risa de las hadas puede llegar desde los amplios océanos, desde el más humilde de los riachos, resonar en el seno del más majestuoso lago, provenir de un arroyo perdido en el bosque o ser el eco de los ríos subterráneos de la tierra.
En todos esos lugares están las hadas en sus diferentes formas, bajo los nombres genéricos más diversos y a través de las más remotas civilizaciones. El Agua es un elemento primordial en la naturaleza y su eterna génesis hace de hogar para todo un universo mágico o terrenal. El Agua es el fluido de la vida, la regeneración, la transformación, el cambio. En este elemento se encuentran todos los cambios: tal vez, sea por ello que es el elemento en el cual más clases de hadas hallaremos.
Ellas aman el fluir de las aguas, es decir, aquellas que provocan oleaje. Por tal motivo, siempre se ha creído que el mundo de las hadas o su tierra secreta se halla tras la cortina de una cascada.
Existen hadas que viven en la superficie del mar, en las bahías, y semejan bebés rollizos y simpáticos. Juegan meciéndose con las olas, y siempre van en grupos numerosos. Son amigas de los nadadores, a quienes siguen o ayudan en caso de necesidad.
Otra clase de hadas viven en las proximidades de la costa. Son altas y muy delgadas, con una cabellera parecida a las algas filamentosas. No tienen contacto con los humanos, pero intentan sacar peces de las redes de los pescadores para salvarlos.
Otra variedad de hadas viven en las simas marítimas, en las más profundas cavernas. Estas son realmente horribles, parecen osos gigantescos y peludos, de color azul. Carecen de inteligencia y, rara vez, de noche, aparecen en la superficie.
En Noruega habita la malvada Glaistig, una bella mujer con torso humano y el resto del cuerpo en forma de cabra, que es malvada y dañina, vive en la oscuridad y su morada está tras una catarata. En contraposición, encontramos a la dulce y amable Stromkarl, más conocida como «el Hada de la Música», ya que habita en las pequeñas cascadas y es famosa por sus once tonadas para danzar, diez de las cuales ha enseñado a los humanos, reservándose para sí la más hermosa y dulce, que según reza la leyenda tan sólo permitirá escuchar al humano que consiga enamorarla.
Podemos encontrar también a las Nixies, que son según se cree, las más antiguas de las razas de las hadas de los ríos, oriundas de Inglaterra, de cuerpos blancos, traslúcidos, y abundante cabello largo y verde, que viven en las corrientes alrededor del mundo.
En Alemania se hallan las Fennetten, similares a las anteriores, así como las Kallraden en Suecia.
Pero no todos los habitantes del reino acuático son hadas, y hay que ser muy cuidadoso con los espíritus habitantes de este elemento, porque algunos de ellos son traicioneros. En Escocia, hallamos a los fantasmales Water Ghosts, que conducen a los navegantes a una muerte segura. También, se encuentra una terrible criatura, Jenny Dientes Verdes, que acecha en el fondo de los estanques umbríos; el monstruo Llanhigyn Y Dwr, que se divierte rompiendo redes y líneas de los pescadores, al igual que su pariente Ahuizotl, un tormento mejicano, y Bun-yip, una bestia terrible que reside en los lagos de Australia.
En las aguas saladas, además de ser el reino natural de las sirenas y tritones, encontramos a los feroces Morganes, así como a su contraria, la dulce Margot la Fee; tanto ella como sus feroces parientes, provienen de la costa bretona de Francia.

Volver a Hadas