¿Dónde habitan las hadas?

Acerca de esto apenas existe duda alguna. Las hadas viven en las flores, siendo sus preferidas los lirios, las azucenas y las campanillas, si bien algunas, las más modestas, viven entre las violetas.

Otras flores feéricas que suelen ser habitáculo de las hadas son las margaritas, las prímulas y a veces las florecitas de los tréboles de cuatro hojas.

Dicen que las hadas, cuando se enamoran, cambian de morada y viven en los pensamientos, que es la flor del amor… al menos en el mundo de la Gente Menuda, en tanto que las campanillas son las flores mágicas por excelencia.

Otro aspecto interesante de las Hadas (y generalmente de toda la Gente Menuda) es lo que ingieren para alimentarse, porque aunque los tejidos corporales de tales seres sean muy tenues y sutiles, deben ser conservados y regenerados como los tejidos corporales del organismo humano, en mayor o menor medida.

En realidad, las hadas se alimentan de productos naturales. Son enemigas de la carne y el pescado, y sus nutrientes predilectos son, al parecer, la miel y el néctar de las mismas flores donde viven.

Para ellas, ese néctar es como un elixir mágico. Por otra parte, gustan mucho de la leche de oveja, que suelen ordeñar sin que jamás las haya podido sorprender ningún pastor, a no ser que una de ellas así lo haya querido.

Volver a Hadas