Retrato de un hombre Géminis

signo geminis

Bob Dylan, nativo de Géminis

Normalmente el nativo de Geminis destaca por su agilidad, tanto mental como física. Al ser un manojo de nervios -aunque lo disimule bien-, su cuerpo suele ser enjuto y normalmente delgado. Su rostro revela un carácter despierto y vigilante, y su frente alta es reflejo directo de su inteligencia.
Géminis posee, gracias a su simpatía y facilidad de palabra, la facultad de entenderse con los demás de maravilla y el don de saber divertirse en cualquier parte. Su ingenio y ocurrencias siempre despiertan el interés de aquellos que le escuchan.
Pero si hay algo que pierde a un hombre Géminis es el flirteo. En el fondo este hombre disfruta con un corrillo de mujeres a su alrededor babeando con sus ocurrencias. Le gusta venderse, echarse flores, siempre utilizando el intelecto para desarmar a su público y de esa manera alimentar su ego. Pero en cuanto percibe que pretenden echarle la red, sale pitando. Eso sí, es más fiel de lo que parece cuando, por fin, tiene una pareja estable.
Como amante resulta impredecible. Un día es tierno y al siguiente es más áspero que la lija. Además es un gran independiente que no se aviene a planes compartidos. Y tiene un gran defecto: una inmadurez emocional que le empuja a ser caprichoso, inconstante y a exigir que sea su pareja quien lleve el peso de la relación y de la vida en común.
Pero su carácter tiene otras muchas ventajas. Por ejemplo, la vida con este nativo no suele ser nada aburrida. El hombre Géminis posee un estupendo sentido del humor y, a pesar del paso de los años, siempre parece más joven de lo que es gracias a esa actitud curiosa, despreocupada y ligera ante la vida.

Volver a Géminis
Volver a Signos de Zodíaco

Artículos relacionados