Los ideales, los sueños y las fantasías del signo Géminis

geminis

Lionel Richie, nativo de Géminis

Muchas veces Géminis acaba por hartarse de tanto pensamiento. Entonces la evasión le conduce a mundos imaginarios en los que el ser humano se encuentra más evolucionado. Y esta evolución siempre tiene un fuerte componente en el mismo sentido, esto es, dejar atrás al instinto y al egoísmo que la humanidad encierra. Un mundo mejor en el que todos fuésemos hermanos sería el gran sueño genérico de este signo.

Pero no estamos ante un signo muy soñador. Más bien Géminis es una persona de gran sentido de la realidad y conoce de sobra la naturaleza humana como para dejarse llevar por candidas ideas. Seguramente en su juventud Géminis fue un gran idealista que luchó a capa y espada para defender un ideal. Pronto descubrió que las relaciones entre los hombres y la naturaleza humana tienen aún mucho que aprender para poder llegar a cambiar algo en esta vida.

Los ideales son pues para Géminis una mera excusa para relacionarse con personas muy afines a él. La igualdad de los hombres, la ecología y el reparto equitativo de la riqueza a nivel mundial, son una aproximación del tipo de ideas que pasan por la cabeza de estas personas.

A la hora de soñar, Géminis inventa todo tipo de situaciones para pasar el rato más divertido de su vida. La diversión y el entretenimiento son algo más que necesarios para este nativo; en realidad, son su más alta aspiración. El joven espíritu de este signo exige a sus nativos un alto grado de distensión en su vida. Las cosas demasiado serias carecen de interés, aburren y por lo general no son tan productivas como aseguran sus defensores.

Volver a Géminis
Volver a Signos de Zodíaco