La felicidad y el destino para Géminis

geminis

Errol Flynn, nativo de Géminis

Una vez más hay que hacer hincapié en el exceso de energía mental de Geminis. Por lo general las personas que piensan en exceso son menos felices que aquellas que se dedican a vivir la vida sin más. Plantearse demasiadas cosas acaba por minar el entusiasmo y el ánimo de cualquiera, por eso es primordial que Géminis aprenda a no pensar y hacer las cosas sin más.
Si hay algo que el nativo de este signo no desconozca, es su propia naturaleza. Por eso Géminis es un signo curioso, que busca entretenerse y divertirse a toda costa. Pero basta que algo se busque con demasiada premura para no encontrarlo. Y para saber lo que le falta a este signo, nada mejor que fijarse en su eterno complementario: Sagitario. La confianza en la vida y en la bondad de la misma es la base que mantiene vivo el optimismo del Arquero, cosa que en el caso particular de los Gemelos brilla por su ausencia. La alegría de vivir muchas veces reside en las cosas sencillas de la vida y no hay por qué complicarse la existencia como hace Géminis, ni tampoco guardar reparo a relacionarse comprometidamente con los demás, algo de lo que el nativo de este signo huye como del diablo.
De alguna manera Géminis tiene la misión de educar a los demás a través de su facilidad de expresión. Pero al mismo tiempo que señala a la gente qué debe hacer, él mismo debe aprender de la inocencia y de la buena fe que los demás depositan en él. En la educación siempre se ha de trabajar en ambos sentidos. Géminis encontrará a lo largo de su vida un montón de personas que se le pegarán y que estarán dispuestas a aprender de su inmejorable organización mental. Pero lo importante es que este nativo no deje pasar la oportunidad de aprender de sus «discípulos» la gran lección de confianza y bondad que ponen a su disposición.

Volver a Géminis
Volver a Signos de Zodíaco