Los círculos de los sembrados

tarot

El más antiguo de los círculos de los sembrados, que es inglés y se remonta a 1678, fue atribuido al diablo.

Los misteriosos círculos trazados en los campos cultivados (crop circles) —y más raramente en los prados— han llamado la atención de la opinión pública, en particular estas últimas décadas, cuando los medios de comunicación han empezado a hablar de ellos.
A pesar de su nombre genérico, los «círculos» presentan múltiples formas, a menudo muy articuladas, y representan figuras geométricas complejas cuyo significado simbólico se presta a interpretaciones diversas. Sin embargo, hay algo que sí es cierto: existen numerosos mitos que recogen como tema el «demonio del trigo», «la guadañadora», «la anciana del trigo» o «el ángel del trigo». Los crop circles, o círculos de los sembrados, también nos recuerdan los legendarios «círculos de las hadas», que se habrían formado donde se encontraban las criaturas míticas.
Los primeros casos ampliamente debatidos se remontan a la década de 1970; se produjeron inicialmente en Inglaterra, y desde entonces han sido localizados en muchos otros países: Alemania, Italia, Estados Unidos, Australia…
Según la opinión de algunos especialistas, se trataría de un mensaje esotérico procedente de inteligencias extraterrestres; para otros, en cambio, sería la obra de experiencias de land art, o arte en el paisaje, también denominado earth art, arte en la tierra. Es una corriente particularmente activa en Estados Unidos, que se refiere:
[…] no a la escultura o a la pintura primitivas, sino a esquemas organizativos de las sociedades tribales y prehistóricas, a las ideas relacionadas con las estructuras del pensamiento y de la fe primitivos, o a expresiones colectivas como la arquitectura y la danza. Sistemas religiosos perdidos, nuevas ideas sobre el espíritu primitivo, monumentos enigmáticos como Stonehenge han ocupado en general el lugar de los diferentes objetos como fuente dominante de inspiración de los artistas primitivos.
Los miembros del land art intervienen directamente en el territorio utilizando a menudo materiales naturales estructurados según esquemas monumentales, pero que, en primer lugar, son sostenidos por fuertes valores simbólicos. El círculo más grande apareció en Inglaterra, en Milk Hill, el 13 de agosto de 2001: mide trescientos metros de diámetro y está constituido por unas cuatrocientas figuras circulares concéntricas. Estas obras comportan un despliegue de energía que no puede haber pasado por alto a los habitantes de las regiones que rodean el lugar de los crop circles.
En algunos aspectos, se pueden catalogar dentro de la familia de las enigmáticas «pistas» de Nazca (Perú) o, para no alejarnos demasiado de Europa, de grandes figuras como el caballo de Uffington en Oxfordshire o el gigante de Windover en Wilmington (Sussex).
Para todas estas obras, y en particular para los círculos de los sembrados, dada su complejidad gráfica, el ángulo de observación tiene una gran influencia. Son obras que desvelan su significado únicamente si son observadas desde el cielo.
Para Adriano Forgione, especialista en lo insólito, en los dibujos constituidos por los crop circles habría un lenguaje esotérico estrechamente vinculado a la geometría sagrada, que tiene conexiones con el simbolismo de la alquimia y del hermetismo. Forgione ha demostrado en su libro Scienza, Mística e alchimia dei Cerchi nel Grano que muchas de las formas halladas en los campos y los prados son de origen misterioso, ya que presentan una estructura geométrica que no se debe al azar, sino que recuerda formas y símbolos recurrentes en las religiones y el esoterismo. Desde el nudo de Salomón hasta la espiral, desde las «flores» del mándala tibetano hasta la rueda solar, desde los dibujos alquímicos hasta el árbol sefirótico, el amplio corpus de los crop circles comporta tal cantidad de símbolos que no se puede ignorar esta dimensión. En este sentido, podemos avanzar algunas conjeturas:
• «quien» ha realizado los círculos de los sembrados no se ha limitado a responder a instancias «creativas», sino que parece que a menudo se ha servido de un lenguaje esotérico accesible sólo a determinados individuos;
• el recurso a este patrimonio simbólico presupone la existencia de una red compleja y, por consiguiente, de una «organización» que actúa con fines específicos;
• la complejidad de las formas supone un proyecto articulado todavía hoy sin desvelar;
• puesto que el folclore del pasado (orígenes del siglo XVlll) hizo referencia a casos similares al de los crop circles, no se entiende por qué no empezó a revestir importancia hasta la década de 1970.
En la óptica New Age, algunos han sugerido que los círculos de los sembrados sean considerados un lenguaje simbólico, directamente transmitido de la Tierra a los hombres. En realidad, una especie de advertencia destinada a recordar a todos los seres humanos el grave estado de salud en el que se encuentra nuestro planeta bajo el peso devastador de la contaminación. Un lenguaje esotérico, por tanto, marcado por un aspecto escatològico, que, sin embargo, parece difícil de comprender en vistas del tipo de alfabeto cifrado utilizado para comunicar.
Son muchos los especialistas, en particular anglosajones, que interpretan este fenómeno no como la obra de extraterrestres, sino como la acción de una inteligencia exclusivamente vibratoria establecida en un plano vibratorio (una octava) superior al ocupado por nuestra realidad. Una inteligencia de pura luz, expresión de un espíritu macroscópico, que se expresa geométricamente y del que las matemáticas y la geometría son los lenguajes divinos.
Una hipótesis que, según Forgione, «no es ciencia ficción, sino que halla respuestas precisas en la física cuántica».