Grupos y cofradías esotéricos

En nuestra cultura occidental el grupo esotérico suele asociarse a la sociedad secreta y a la secta, lo cual constituye una aproximación poco precisa, si bien es cierto que no siempre se pueden separar claramente los tres conceptos, puesto que pueden producirse algunas interconexiones y convergencias. Antes de continuar, evaluemos las diferencias.

• Sociedad secreta: grupo de personas que practican ritos que están prohibidos para los no iniciados; los miembros no revelan su identidad al exterior y, en ocasiones, ni siquiera a los propios afiliados; otras veces, en cambio, la revelan sólo a determinados miembros siguiendo una rígida estructura jerárquica. En general, se entiende por sociedad secreta una organización de carácter esotérico sobre fondo religioso caracterizado por expresiones distintas. Las sociedades secretas están presentes en ámbitos geográficos y culturales muy variados.

• Secta: derivada del latín secta («serie»), esta palabra define, generalmente, a un grupo de personas separado de la comunidad religiosa primitiva por desacuerdo o por cuestiones doctrinales o disciplinares. Encontramos sectas en todas las religiones, y se expresan mediante reglas y prácticas muy diferentes entre sí.

• Grupo esotérico: los eruditos modernos subrayan la imprecisión terminológica del concepto de «sociedad esotérica» y, por tanto, la imposibilidad de establecer una definición precisa. Grosso modo, podemos mencionar esquemáticamente varios tipos de grupos esotéricos:

— grupo secreto: es selectivo a la hora de acoger a nuevos adeptos, a los que exige unas particularidades específicas; los objetivos son culturales, políticos y sociales;
— grupo iniciático: se forma con arreglo a la edad (típico de las culturas carentes de escritura), la profesión (por ejemplo, la francmasonería original) o los emblemas de culto (clan totémico);
— grupo religioso: nace en el seno de religiones constituidas y suele ser portador de una tradición sincretista con características culturales opuestas a la teología de la religión con la que guarda relación; — grupo con orientación sociopolitica propia cuyas motivaciones, aunque se llamen religiosas, se basan en valores de otra naturaleza;
— grupo que persigue una posición religiosa en fuerte contraste con los esquemas religiosos oficiales y que se reconoce como depositario de tradiciones más antiguas; en algunos casos, los modelos culturales defendidos pueden oponerse a los valores sociales y jurídicos compartidos por la comunidad.

Aun siendo conscientes de las dificultades inherentes a cualquier intento de generalización, tendemos a designar bajo la denominación grupo esotérico a las formaciones constituidas por una asociación de individuos que, en el interior de su colectividad natural o de pertenencia (étnica, política, religiosa, sexual, de edad, de clase, etc.), tienden a separarse de los demás.

En general, el grupo esotérico se caracteriza por determinados aspectos distintivos:
— acceso limitado a personas que poseen particularidades definidas;
— necesidad absoluta de secreto;
— estructura iniciática jerarquizada.

Así pues, la asociación secreta esotérica es la expresión de una tradición mucho más compleja extendida por culturas diversas: desde las denominadas «primitivas» hasta las más estructuradas y basadas en interpretaciones intelectuales del universo fenomenologico y espiritual.