El gabinete de trabajo

tarot

Nicolás Maquiavelo

Así fue como en 1513 Nicolás Maquiavelo describía las sensaciones producidas por su agradable aislamiento en su gabinete de trabajo (cabinet de travail), un espacio típico del Renacimiento y presente en las casas de nobles e intelectuales:

Al caer la noche, regreso a mi casa y entro en mi despacho; en el umbral, me quito mi ropa de cada día, llena de lodo y tierra, y me visto con mi ropa real y solemne, y, así vestido, entro en los patios antiguos de los hombres antiguos […] y, durante cuatro horas, no tengo ninguna preocupación; olvido toda ansiedad, no temo a la pobreza, no me dejo atemorizar por la muerte; me desplazo totalmente en ellos.

El gabinete de trabajo era una estancia dedicada principalmente a actividades como la lectura y la escritura, pero que, debido a su ubicación aislada y a su entorno, solía estar sumida en un ambiente esotérico.

Normalmente, este lugar estaba decorado con figuras alegóricas variadas, de modo que se estructuraban a lo largo de un recorrido simbólico que conservaba significados poco comprensibles. El recurso a personajes de la mitología clásica era frecuente, y respondía, en este exiguo espacio, a la interpretación intelectual que el propietario confería a su trabajo y a sus meditaciones.

Los libros hacían que el gabinete de trabajo fuese todavía más esotérico, así como los manuscritos y, sobre todo, las pinturas y la gran cantidad de objetos «raros».
Instrumentos científicos y fósiles hallados en excavaciones arqueológicas y zoológicas constituían el núcleo de la imagen esotérica del gabinete de trabajo, que, a partir de finales del siglo XVI, se transformaría en Wunderkammer, gabinete de las maravillas, que, entre seudociencia y pasión por lo insólito y lo exótico, puede ser considerado como el más arcaico de los modelos de exposiciones a partir del cual se ha desarrollado el museo moderno de ciencias naturales.