Escorpio y la salud

escorpio

John Cleese, nativo de Escorpio

Sin duda Escorpio es uno de los signos más fuertes de todo el Zodiaco. Y cuando se dice que es fuerte, es en el más amplio sentido de la palabra. La vitalidad propia de Escorpio reside principalmente en la fuerza de la vida misma, que por medio de este signo quiere expresarse en su más apoteósico elemento humano.

El planeta de Escorpio por excelencia es el poderoso Plutón. Por lo general se dice que este es el planeta de la energía vital, del vigor y, sobre todo, de las ganas de vivir. También se le conoce como el gran regenerador y ahí es justamente donde reside el truco de este signo: en su constante renovación de la energía. Escorpio es muy capaz de consumir todo cuanto hay a su alrededor, ya que por su naturaleza se le da muy bien extraer exclusivamente lo bueno, lo nutritivo y dejar a un lado todo lo que pudiera convertirse en algún tipo de toxina. La finura y la sensibilidad interna del signo le permiten discernir de forma instintiva e inmediata, al igual que un animal conoce todos los venenos que existen en la naturaleza de forma natural.

El comportamiento a veces un tanto violento e incluso histriónico del signo podría hacernos pensar que nos encontramos ante un nativo enérgico que consume grandes dosis de energía y, desde luego, así es. Pero una cosa hay que tener en cuenta: en esa pérdida hay siempre una liberación, una excreción que permite limpiar el medio interno de las sustancias que pudieran perjudicarlo. Escorpio conoce bien y de forma instintiva los mecanismos que encierran el misterio de la vida. Es normal, por tanto, que sepa cómo nutrirse y cómo protegerse ante la invasión de sustancias u otros seres patógenos que le pudieran perjudicar.

Volver a Escorpio
Volver a Signos de Zodíaco