Ritual de prosperidad con El Ekeko

Este es uno de los rituales destinados a la prosperidad que aún se conserva casi intacto en la zona andina de América del Sur.
El Ekeko es una deidad de los aymarás, descendientes de los incas; es el dios de la fortuna y la prosperidad. Según las creencias, este ídolo traía a los hogares la alegría y los bienes materiales a la vez que ahuyentaba la desgracia.

La imagen del Ekeko está presente en la mayoría de las casas en las poblaciones andinas, no sólo de Bolivia, sino también de Perú y de Argentina. Se trata de un muñeco de piernas y brazos cortos, que tiene una pequeña chepa y una gran boca.
Pero lo singular del Ekeko es que lleva colgando multitud de miniaturas que expresan los deseos que se le piden: casas, bicicletas, sacos de arroz, de maíz, papeles diminutos con dibujos de billetes, rollos de cartulina que representan títulos universitarios, etc. Estos pequeños objetos, se compran, bendecidos por los párrocos, en la llamada Feria de Alasitas. Aunque la figura del Ekeko no es posible de adquirir fuera de las zonas de influencia de esta deidad, dada su simplicidad es posible fabricarla uno mismo para poder cumplir con los rituales de este bondadoso dispensador de bienes materiales.

OBJETOS NECESARIOS
Un kilo de arcilla o cualquier material que sirva para el modelado – Sacos pequeños, como de juguete, con arroz, maíz, garbanzos o el alimento que se quiera – Miniaturas que representen los deseos – Un pantalón sencillo – Un trozo cuadrado de tela con un agujero que le sirva de poncho – Una cinta para hacer la faja
Procedimiento
Hacer un muñeco como el que se muestra en la figura. Para ello, como se verá, no se exige una gran perfección; bastará con hacer el cuerpo, los brazos y las piernas y colocarle la cabeza. Conviene, además, hacerle grandes los pies a fin de que se pueda mantener en posición vertical y, en todo caso, introducir por la cabeza un alambre que la sujete al cuerpo para que así no se rompa cuando la arcilla esté seca. Es importante hacerle una boca grande y sonriente. Los ojos y el pelo podrán pintarse cuando el Ekeko se haya secado. Una vez que esté hecho el muñeco, será conveniente ponerle pantalones, camisa o poncho, gorro y sombrero. Esto no es imprescindible, ya que los Ekekos más antiguos que se conocen van completamente desnudos.
Cuando la imagen de la deidad esté terminada, se le colgarán del cuello y de los brazos aquellos objetos que se deseen poseer, que representen los favores que se le pidan. Si no se consiguiera ninguna miniatura para simbolizar los deseos, se podrá escribir la petición en un papel o hacer un dibujo y colgárselo o sujetarlo con su faja. También se le deben poner pequeños saquitos conteniendo lentejas, arroz, alubias, maíz, etc., para que en la casa nunca falte el alimento.

Ritual

Todos los días 24 de cada mes, poner en la abertura de la boca un cigarrillo encendido y dejar que se consuma.
Colgar del Ekeko todo aquello que pueda representar lo que se quiera pedir, sobre todo si se trata de bienes materiales.

Volver a Rituales para el dinero

Volver a El Ekeko

 

Hechizos y brujerías

rito del ekeko, historia del equeko, como se debe pedir al ekeko un deseo, muñeco keko porta fortuna peru, que oracion se le hace al ekeko