Polimorfismo de los duendes

Una de las habilidades mágicas más compartidas por los duendes es el polimorfismo o capacidad de presentarse bajo diversas formas, aunque esa cualidad también se atribuye a las brujas y los hechiceros. No obstante, no todos los seres mágicos pueden cambiar de forma a voluntad; en algunos casos, como el de los spriggans de la región de Cornwall, sólo pueden alterar su tamaño, y en otros sólo pueden adoptar dos únicas apariencias, como el each uisge de las Highlands, que puede tomar el aspecto de un hombre joven para atraer a las doncellas a quienes intenta devorar.
No obstante, la «gente pequeña» suele pagar con algún perjuicio sus cambios de forma: los opaxtl mexicanos, por ejemplo, que acostumbran transformarse en halcones para cazar su alimento, van disminuyendo de tamaño en cada mutación, hasta quedar transformados en pequeños insectos conocidos popularmente como chapulines (saltamontes o langostas).
Curiosamente, esta leyenda tiene una muy similar en Nueva Zelanda, donde los duendes waíporos de los maoríes se van convirtiendo paulatinamente en alacranes.

Volver a Duendes

Artículos relacionados