El fin deargha o fir darrigh

duendesAmbas denominaciones (fon.: fír yaraga la primera y fear dearg la segunda) significan, literalmente, “hombrecillo rojo” y corresponden, respectivamente, al condado de Donegal, al noroeste de Irlanda y a la región de Iviunster, en el extremo opuesto de la Isla Esmeralda, con algunas variantes menores en las regiones intermedias.
Según W. B. Yeats “el fin dheargha es una criatura gigantesca, con aspecto de anciano, vestido con un gabán rojo cerrado en el cuello y largo hasta los pies, rostro cetrino y arrugado, larga barba gris, y tocado con un gorro también escarlata, de aspecto informe y ajado, que cubre un enmarañado matorral de cabellos de un color indefinido”.
Para Crofton Crocker, en cambio, “es un viejecito de dos pies y medio de estatura (60 a 70 cm), con manos y pies de dedos sarmentosos, provistos de largas garras, piel más clara y pelo y barba rojos”, aunque coincide con la descripción respecto de la vestimenta. También concuerda con el infaltable bastón en forma de maza, que el fír deargha suele usar con indiscriminada liberalidad cuando se enoja.
La otra particularidad que comparten estos duendes es su afición a las bromas, más que pesadas, bastante macabras y hasta letales. Su modus operandi es golpear a las puertas durante las noches de ventisca, y pedir asilo junto al fuego para calentarse. Ante este pedido, el dueño de casa se ve en un dilema terrible: dejarlo entrar y exponer a su familia a las bromas del fír darrigh, o cerrarle la puerta en el hocico y atenerse a las consecuencias, que pueden ser iguales o peores a la primera elección.

Volver a Duendes

Artículos relacionados

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *