Danzas de los duendes

duendes

Círculo de brujas

Acompañando su pasión por la música, los duendes son igualmente maestros de la danza, y su coreografía preferida son los corros, o círculos de bailarines que suelen danzar desenfrenadamente durante toda la noche, sin demostrar signos de cansancio. Si algún ser humano llega a ingresar al círculo, debe tener cuidado, pues puede entrar en un estado de trance que lo haga bailar hasta caer muerto de cansancio.
Para liberarlo de este embrujo, sólo puede hacerlo un compañero, colocando un solo pie dentro del corro -siempre marcado por un redondel de hongos característico, llamado «círculo de las brujas», frecuentemente asociado con los fenómenos OVNI- y dejando el otro afuera. De esa forma, puede atraparlo cuando pase a su lado, y sacarlo del corro, con lo cual volverá a la normalidad. Al hacerlo, probablemente le parezca que la danza ha durado sólo unos mintos o, como máximo, un par de horas, pero la duración normal es de siete años y un día, con lo cual, si no se lo saca de allí, morirá irremisiblemente por agotamiento.

Volver a Duendes