Ceremonia para encontrar el Amor eterno

Si usted desea conseguir un duradero amor y/o afianzar las relaciones ya establecidas, dispóngase a realizar la ceremonia detallada a continuación.
Materiales necesarios
• 2 velad rosadas
• 1 vela blanca
• Aceite de jazmín
• 3 carboncitos
• 8 puñados de azúcar
• Un cordón rojo
• 2 anillos de boda
• Gotas de champagne
• Un frasco de vidrio
• Miel de abejas
1- Encienda las velas rosadas, previamente ungidas con el aceite de jazmín. Luego, prenda la blanca. Forme un triángulo con las tres. Deje a esta última en el vértice del mismo. Sepa que las rosas las estarán representando a usted y a su pareja, en cambio la blanca, estará destinada a la manifestación de la luz celestial y a la pronta apertura de caminos.
2- En el centro, queme los carboncitos y arroje sobre ellos el azúcar con su mano izquierda. Repita tres veces en voz alta, estas palabras:

Que este dulce y mágico polvillo
endulce el corazón de mi amado
y nos guíe hacia los senderos de la gloria.

3- Tome, ahora, el cordón rojo y hágale doce nudos, imaginando que atrae al más puro e íntegro de los amores. Mientras lo hace, diga con firmeza:

Con la fuerza y el poder de San Valentín, ato en mí al amor que me está destinado para que llene mi alma de gozo y felicidad.

4- Este paso consistirá en tomar ambos anillos y salpicarlos con gotas de champagne para promover la concreción de sus más íntimos deseos. Cuando lo esté haciendo, piense intensamente en su pareja y en cada una de las cualidades que usted admira en ella. Si está solo/a no imagine a nadie específico, deje que la magia le acerque a la persona indicada.
5- La última parte de la ceremonia se efectuará una vez que se hayan consumido las velas, pues deberá echar sus restos junto con los demás ingredientes en el frasco de vidrio. Por último, tápelos con la miel de abejas y conserve el frasco cerrado hasta ver cumplida la finalidad del ritual.
Consejos para lograr los mejores resultados
Tenga en cuenta la posición en la que pertenece al ejecutar su trabajo. Para los hechizos de San Valentín es oportuno ubicarse al Oeste. Mágicamente, es el punto cardinal que mejor representa las emociones, el matrimonio y las relaciones afectivas en general.
Trate, en lo posible, de usar una vestimenta de color blanco, rojo o azul, son los colores que por las energías que emanan captan más fácilmente las ondas positivas para direccionarlas hacia la meta fijada.
La hora en que se abre la ceremonia, es asimismo, importante. Procure efectuarla en las primeras horas de la mañana. Lo ideal es comenzarla durante el amanecer.
Se ha comprobado que en ese horario las vibraciones son más simples de capturar y de proyectar sin que se dispersen.
Una vez iniciado el ritual, evite interrumpirlo. Continúelo hasta la etapa final. De lo contrario, los resultados pueden no ser los esperados, ya que las interrupciones interfieren de manera negativa en el campo magnético que se va desarrollando durante el hechizo.

Volver a Día de san Valentín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *