Ejercicio para liberación de tensiones

Visualice un haz de luz que se proyecta sobre usted y oriéntelo hacia los dedos de los pies. Deje que la luz caiga sobre los dedos de sus pies y aflójelos lo más posible, ordenándoles que reciban la luz, la que tiene cuatro atributos: relajación, recuperación, purificación y reenergetización. Sienta que la luz entra por los dedos de sus pies en forma de una corriente tibia y agradable, que sube desde ellos hacia los tobillos, de forma que cada músculo, cada nervio y cada célula están llenos de luz.
Observe cómo la luz se mueve ascendiendo.
Ordene ahora a la parte superior de sus piernas que dejen entrar el flujo de luz y sienta cómo una corriente sube desde sus rodillas hacia sus muslos, relajando, recuperando, purificando y reenergetizando.
Ahora la luz sube de las piernas a la zona pélvica inundando cada músculo, nervio, hueso y célula de esta área, hasta el comienzo de la espina dorsal. La luz llega hasta los intestinos y el estómago, y la parte de la espina dorsal que corresponde al área abdominal de su cuerpo. La luz llena cada órgano de la zona produciendo relajación, recuperación, purificación y reenergetización.
La luz sube ahora hacia el plexo solar (desde 2 cm antes del ombligo hasta lapelvis). La luz debe llegar con plenitud a esta área, ya que a la misma se la denomina «el segundo cerebro». Llévela luego hacia la parte superior de su torso (pecho y espalda) y asóciela a la respiración: cuando inspire sentirá que la luz se hace más intensa y, cuando exhale, sentirá que todo lo negativo abandona su cuerpo.
La luz baja ahora por sus hombros, brazos y manos, relajando, recuperando, purificando y reenergetizando. Abandone ahora sus brazos. Ahora la luz sube por la garganta, inunda el cuello borrando todas las tensiones; después penetra por su columna vertebral y baja hasta el coxis; retorna y sube hacia la cabeza y cara y la siente penetrar en su cerebro con la corriente de relajación, recuperación, purificación y reenergetización.
De esta forma se completa el recorrido de la luz, que ahora inunda todo su cuerpo. Haga ahora una cuenta progresiva de 1 a 5 y, al llegar a 5, abra lentamente los ojos. Se sentirá perfectamente bien, física y mentalmente.

Volver a Control Mental

Artículos relacionados