Consulta: Un embarazo que no llega

Estimada Pandora, le escribo porque mi corazón está muy triste y sólo una cosa me haría feliz. Hace dos años que estoy casada, él tiene 35 años y yo 22.

Quiero tener hijitos, hace casi un año que dejé de cuidarme con anticonceptivos y no pasa nada. Tenia un problema hormonal y la ginecóloga me dio unas cápsulas de progesterona.

Antes, el período me venía cada 35 o 40 días, ahora cada 28 o 30… Yo entiendo que ambos somos muy jóvenes y tenemos tiempo para rato, pero yo pensé que me iba a quedar embarazada enseguida.

Durante el día trabajo en mi casa, salgo, voy, vengo, trato de estar ocupada. Pero a fin de mes siempre espero la noticia, me ilusiono, para más tarde entristecerme.

Espero su pronta respuesta, yo sé que usted sabe cómo y con qué ayudarme para quedar embarazada. Un abrazo.

Idoia, Zarautz, España.

Respuesta de Pandora

Por lo que cuenta, parece bastante probable que su problema sea más psicológico que físico y que la ansiedad esté bloqueando de algún modo la concepción, ya que la influencia del inconsciente femenino en sus procesos hormonales es asombrosa.

Sin embargo, dado que usted está en tratamiento con progesterona, también es posible que deba equilibrarse su organismo y que para ello le lleve un cierto tiempo, a veces casi un año desde el inicio del mismo. ¿Qué hacer entre tanto? Por empezar evite el café, las gaseosas y el alcohol, que reducen las posibilidades de embarazarse. Coma con poca sal y esté un mínimo de media hora diaria al sol.

Tome todos los días una cucharadita de aceite de germen de trigo y, si consigue, aceite de semillas de zanahoria -puede reemplazarlo con semillas de sésamo crudas, que tienen mucho calcio-. Tiene que comer bien, dormir bastante y hacer ejercicios suaves, por ejemplo ir a nadar, ya que el agua “atrae” de un modo casi mágico a la esperada cigüeña.

Sería también muy bueno que usted encontrase un trabajo de pocas horas que la ayude a poner su interés en otra dirección. Es también importante que su ginecóloga le enseñe a detectar sus días de ovulación, tomándose la temperatura y, cuando tenga relaciones sexuales, recuerde que tener la pelvis elevada, por ejemplo con un almohadón bajo las nalgas, ayuda a que los espermatozoides viajen más rápido hacia su objetivo.

Lleve consigo un cuarzo rosa y una gema que se llama piedra de la luna. Las curanderas suelen decir que los baños de Luna ayudan, sobre todo si son durante la Luna Llena. Pruebe y pida en ese momento por su niño, pero repita el ritual todos los meses y sepa que rara vez da resultado antes de un semestre completo.

Tener una mascota en casa también ayuda; así, mientras se prepara para ser mamá, tiene un ser pequeñito e indefenso al que cuidar. Piense, además, que en la vida no siempre las cosas son como queremos que sean pero siempre, siempre, suceden tal como necesitamos que sucedan.

También le recomiendo tomar tintura madre de hipérico, treinta gotas, tres veces al día, durante tres meses. Suerte y cuando tenga la buena nueva no deje de escribirme.

Volver al Consultorio

Artículos relacionados