Hechizo para mantener a salvo un secreto

Cuando se nos confía un secreto decisivo para la vida de muchas personas, del cual depende la paz y la unión de toda una familia, la continuidad de una amistad, noviazgo o matrimonio, debemos cuidar que nadie nos incite a cometer un traspié que nos haga a hablar de más y confesar el secreto poseído. Para protegerse de personas malintencionadas que sólo piensan en obtener beneficios a costa de la desgracia ajena, no pecar de indiscreto y resistir el acecho del mal, practique el contrahechizo que enseñamos a continuación. Así quedará resguardada una verdad que en malas manos podría destruir innecesariamente el corazón de personas inocentes.
Cumpla con los siguientes pasos:
• Elija un sitio al aire libre.Tome un recipiente redondo de metal de 30 cm de diámetro y 15 cm de alto, aproximadamente. Llene el interior con una capa de arena cubriendo el recipiente hasta la mitad . Dibuje por fuera con tiza blanca un círculo que rodee al contenedor, esto propiciará que el poder se condense con mayor intensidad.
• Arme un triángulo protector colocando tres sahumerios en la arena: uno de pachuli y dos de rosa, para potenciar el poder personal y alejar a los curiosos. Cuide que queden bien sujetos para que no se caigan.
• Coloque en el centro del triángulo un papel enrollado, sujeto con una cintila violeta, con la inscripción del secreto que quiere resguardar. Encienda el sahumerio y queme el papel. Repita en voz alta:

Estoy aguí para esconder el secreto que poseo
y que los dueños del mal no lo me lo arrebaten jamás.

• Cuando se hayan consumido el fuego y el incienso, remueva la arena para que desaparezca todo rastro y el silencio proteja la verdad que se esconde.
Deshágase también de la arena, diluyéndola en agua.

Cómo defenderse de los hechizos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *