Contrahechizo para proteger a los animales

Para conjurar los hechizos contra los animales bastar colgar detrás de la puerta del establo una escoba.

Si una bruja quisiera hacer el mal de ojo, estará obligada a pararse a contar los hilos de zahina de la cual está formada la escoba.

Dado que las brujas sólo pueden actuar durante pocas horas nocturnas, no tendrá tiempo para llevar acabo el maleficio.

Volver a Cómo defenderse de los hechizos