Contrahechizo del huevo

A la luz de una vela de cera virgen separad la clara de la yema del huevo.
Comed la yema diciendo la frase:

¡Me ipse ruber!

Tomad la clara y haced caer sobre ella nueve gotas de vuestra sangre, obtenida pinchndoos el anular izquierdo. Unidlo todo y exponedlo en un recipiente de madera, a los rayos lunares durante el último cuarto de la luna.

Por la mañana retirad el recipiente. Efectuad esta operación siete noches. A la mañana del octavo da envolved el recipiente en una de vuestras prendas íntimas y dejadlo así durante siete horas.

Poneos después la prenda siete días y siete noches: los influjos negativos desaparecerán.

Volver a Cómo defenderse de los hechizos