Contrahechizo de los pensamientos

Adquirid algunos pensamientos y hacedlos secar en un saquito de seda roja que llevaréis con vosotros día y noche.

Al término del noveno día prended fuego al saquito y dejadlo arder hasta que haya quedado reducido a cenizas.

Usad estas cenizas como un champú normal, pero sin enjuagar los cabellos. Estaréis a cubierto de la envidia.

Volver a Cómo defenderse de los hechizos

Artículos relacionados