Contrahechizo de los granos de sal

Verted en un recipiente de cobre siete cucharadas de alcohol etílico y siete veces siete granos de sal. Prendedle fuego (atención a la llama): si sentís que la sal crepita, allí hay vibraciones negativas.

Para combatirlas haced una bola de cera virgen y sobre ella, con un alfiler, grabad vuestro nombre.

Envolved la bola en una hoja de vid y ponedlo todo en un saquito que tendréis bajo vuestra almohada durante siete noches.

Transcurrido este tiempo, arrojad todo a una corriente de agua.

Volver a Cómo defenderse de los hechizos