Contrahechizo de amor

En lunes, cuando la luna comience a menguar, a medianoche, salid de casa y trasladaos a la orilla de un arroyo o de un estanque. Meteos en l con los pies desnudos y coged tres flores de circea diciendo cada vez:

¡Oh phebea senescente! Remissio amoris sit inter nos.

Regresad a casa antes del canto del gallo, meted las tres florecillas en un frasquito con media cucharada de vinagre blanco, después, durante trece noches exponed el frasquito a la luz de la luna.

Durante este período observad un ayuno riguroso, con abstención total de cualquier licor fermentado.

Al treceavo día poned en el frasquito tres cucharadas de miel recogida en otoño, añadid un vaso de agua de arroyo donde hayáis cogido las flores. A medioda bebedlo todo pronunciando nuevamente la fórmula mágica.

En aquel preciso instante dejaréis de amar a la persona que os había hechizado.

Volver a Cómo defenderse de los hechizos

Artículos relacionados