Contra amenazas telefónicas

Suele suceder que personas enemigas usen el teléfono como un arma para maldecir o hacer daño. También, hay quienes hacen advertencias acerca del mal que piensan realizar, o llaman imprevistamente al hogar para revelar un secreto que se quiere ocultar. En la mayoría de estos casos, los llamados son reiterados, llegando a provocar graves trastornos. Para cortar de raíz con este problema, practique el contrahechizo que le explicamos a continuación.
Elementos necesarios
• Cuatro velas: dos velas color negro, para impedir que las amenazas se concreten y dos velas azules, para promover conciliaciones y hacer desaparecer la hostilidad contra la víctima.
• Una bolsita de papel de celofán conteniendo un puñado de polvo energético inversor, hecho con sal, harina, azúcar y polvo de tiza blanca.
• Un paño de tela azul.
Siga estas instrucciones
1- Adhiera a la base del aparato telefónico la bolsita de celofán con el preparado. Utilice cinta adhesiva transparente.
2- Coloque el aparato telefónico sobre el paño azul extendido. Arme con las velas, una de cada color alternadamente, una cruz que rodee al artefacto, de manera que éste quede en el centro.
3- Encienda las velas, primero las negras, luego las azules. Trace en el aire, con las manos abiertas y las palmas hacia abajo, rodeando el aparato, cuatro círculos en el sentido de las agujas del reloj, y repita esta fórmula:
Culmina mi condena, quedo liberado de todo mal
4- Deje que se consuman las velas. A la mañana siguiente, retire el paño con los restos de cera y deshágase de él. Pero la bolsita deberá permanecer adherida al aparato hasta tener la certeza de que el mal se ha alejado.

Cómo defenderse de los hechizos

Artículos relacionados